Sebastián Barreiros, 5 años. Es la víctima más joven del atentado a la AMIA.  Aquella mañana de julio de 1994, Sebastián iba por la calle Pasteur de la mano de su mamá, Rosa, camino al hospital de Clínicas, jugando al veo veo.

Ayer, en el paseo de las esculturas, inaugurado con el nombre de “Alberto Arregui”, de Villa Bosch, se pudo ver la escultura de la tortuga ninja, dedicada por el artista a este pequeño de Villa Bosch.

(para seguir leyendo, clickear aquí: https://lasmusasdespiertas.blogspot.com/2021/12/un-dolor-que-no-se-ira-jamas.html)

43total visits,1visits today