Una vez más, las herrumbres de palabras

se llevaron los deseos.

Los momentos interminables

de  silencios

se acumularon en uno solo

para armar una telaraña de gritos

filosos.

Momentos que llegan

Inesperados,

terribles,

que acompañan

Cada noche de invierno

Helado y oscuro.

No quiero más

Palabras duras

Miradas quietas

Y voces roncas.

No quiero más

Golpes certeros e injustos.

No quiero más.

©Silvia Vázquez

178total visits,1visits today