Increíblemente, recibí Segundo premio por mi cuento «Milagro futbolero».

El Centro cultural Kem Kem de la ciudad de Quequén, ha premiado mi cuento sobre Racing Club, con el segundo premio.

Agradezco al Jurado por la elección y espero que sea del agrado de todos.

Milagro futbolero

Banderas rojas, de una punta a otra. No había pronóstico del partido. Salieron los jugadores, la gente gritaba el nombre del futuro campeón. El partido comenzó. El primer salto retumbó en una de las tribunas. Gol! Uno a cero, las esperanzas de ganar estaban cerca.

Al finalizar el primer tiempo, los comentarios ganadores eran intensos “¡ Ya somo campeone! “

Un hombre delgado, en la platea, no emitía opinión. Analizaba fríamente el movimiento de los jugadores.

Segundo tiempo. Los rojos coreaban la gloria. El anciano, seguía sentado.

Un penal le dio la posibilidad de empatar. Treinta minutos, el goleador metió el balón en medio del arco.

Los rojos, insultaban al árbitro . Los celestes tomaron la punta. Otro gol ¡tres a uno!

El silbato del final los encontró llorando a algunos, a otros insultando. Los blanquicelestes festejaban. Se dio vuelta el partido.

La cancha se vació. Algunos se juntaban afuera . Los rojos, corrieron. Cerca estaba su guarida. Los esperaban con las mesas servidas, nada que festejar.

Los blanquicelestes, disfrutaban del éxito.

En la platea, el viejito. En su rostro una mueca de felicidad. A su lado, Gabriel le decía: “Señor, estamos tan agradecidos por esto… Sabíamos que Ud era de Racing, pero no esperábamos tanto!”

Se levantó, acomodó su cabello blanco y salió.

“No hay que festejar antes de tiempo, hijo”.

Silvia Mabel Vázquez

San Martín- Buenos Aires

190total visits,1visits today