No sé si le habrán crecido alas.

Tampoco sé si de verdad

se convierten en ángeles

al partir de la tierra.

 

Ignoro si viven en una nube

y  nos cuidan allá en lo alto.

No sé si estará a mi lado y no lo veo.

 

Tampoco sé si existe el alma

como dicen.

Ignoro si realmente

se olvidan las voces

de quienes amamos.

Todavía la recuerdo.

 

No sé si mi memoria

perderá capacidad de

guardar los mejores momentos

que vivimos juntos.

Tampoco estoy segura

si cuando les pedimos

con las manos abiertas,

ellos reciben la plegaria.

Ignoro si alguna vez

nos reuniremos allá donde sea,

como dicen.

De lo que estoy segura

Es que siempre va a habitar

en ese lugar del corazón

donde los olvidos no existen.

donde crecen alas invisibles y blancas,

perfectas.

Donde las voces solo dicen palabras hermosas

y  los recuerdos se las ingenian

para desechar los malos momentos

y solo hacer aparecer los mejores.

 

Todo eso ignoro.

Todo eso sé.

Es imposible recuperar

lo que se ha perdido.

Es imposible entender lo inexplicable.

Quien nunca perdió un ser amado,

no puede decirme lo contrario.

©Silvia Vázquez

 

198total visits,2visits today