Necesito un colibrí, que venga al jardín

y se pose en la flor más hermosa

para decirme que tu alma

descansa en paz.

Necesito un abrazo, de esos suavecitos

que me dejaban la ilusión

de volver a verte.

Necesito la luz, que me dejabas encendida

por las sudas.

Necesito que me digas que riegue las plantas

que les faltaba agua.

Necesito que los perros

tengan la piletita con agua, porque hace calor.

Necesito que me mires, con los ojos grandes

me digas “ay papi, papi”.

Necesito que me enseñes

a poner la fecha a cada cosa que hago, aunque

jamás supe por qué y hoy lo entiendo.

Necesito tus manos fuertes, para aflojar, arreglar,

treparte a los árboles a sacar los frutos

que tanto cuidaste.

Necesito que me acompañes y me cuentes

historias de niño, deseos y ausencias.

Necesito que te olvides que

ya no estamos juntos.

Pero siempre estarás conmigo.

©Silvia Vázquez

159total visits,1visits today