Violencia en las calles, en las escuelas,

en los parques.

Violencia de manos, de palabras y de frases.

Violencia de amores, de hijos y de padres.

Violencia moral, de espíritu, desmadres.

Violencia entre hombres, mujeres e hijos,

violencia que es líder, violencia de sangre.

¿Cuándo la paz podrá ser el nexo

entre hombres del mundo?

¿Cuándo la paz podrá ser reflejo,

espejo seguro?

¿Cuándo la paz estará presente

en cada segundo?

Ruego por eso,

por mundos sencillos, por cero fronteras,

por manos unidas. por tenues esperas,

por simpes miradas y manos austeras.

Por la paz, simplemente,

por la paz en las almas enteras.

©Silvia Vázquez

 

271total visits,1visits today