El bajó los brazos y la miró a los ojos. Detrás los edificios aún humeaban y las ratas corrían de un lado a otro de la calle, chillando, desesperadas en busca de comida.

Habían pasado cuatro días desde la última visita de aquellos seres pálidos y ojicelestes.

Para leer más, clickear aquí:https://lasmusasdespiertas.blogspot.com/2018/10/microficcionataque-final.html

177total visits,1visits today