Cayeron dos estrellas, corrieron a buscarlas. Cada uno tomó una y la puso en la palma de su mano. Cuando las abrieron, todos los deseos se habían cumplido.

©Silvia Vázquez

649total visits,4visits today