Estaba ahí, apenas apoyada sobre el banco de madera que estaba en la plaza. El mismo banco verde en que me sentaba todas las tardes cuando salía del colegio. Ahí lo esperaba a él, que salía de trabajar y corría a mi encuentro.

 

Para leer más clickear aquí:https://lasmusasdespiertas.blogspot.com/2019/04/la-pluma.html

15total visits,1visits today