En 1966, Henriette van Weelde, salió a la calle como todos los días. Una gata y su camada estaban debajo de un árbol frente a su casa.Ella vivía a orillas del canal Herengracht, en Holanda. Como amante de los felinos, Henriette los llevó a su casa y a las pocas semanas encontró otro gato y así más y más.

La gente comenzó a apodarla “la señora de los gatos”. Y también a llevarle los gatos abandonados que aparecían por ahí. Llenaron su jardín y su casa. Había que encontrar una solución ya que los mininos se habían apoderado de la propiedad prácticamente.

Del otro lado de la calle, había atracados  barcos donde vivía mucha gente, ya que en ese lugar de Holanda, hay viviendas flotantes. La señora decide entonces, comprar uno de esos barcos, y en 1968, remodeló uno y lo adecuó a las necesidades de los felinos. Obviamente llegaron nuevos inquilinos rápidamente: enfermos, solos, abandonados, o quienes sus dueños habían fallecido o no podían mantenerlos.

 

Si desea leer más, clickée aquí: http://lasmusasdespiertas.blogspot.com/2018/08/el-barco-de-los-gatos-en-amsterdam-una.html

177total visits,1visits today