“…pero el aullido continuaba en una gota

aguda e ininterrumpida”.

No se asomó el sol aquella tarde. Parecía que se había ahuyentado con el olor a desgracia.

La tribu estaba inquieta. Cada uno de ellos tenía una misión. Cada uno de ellos sabía qué destino tendría esa noche.

Para leer más clickear aquí:

https://lasmusasdespiertas.blogspot.com/2019/04/cuento-victoria.html

135total visits,1visits today