Daniela y yo siempre fuimos amigas. Ese lazo nos unió desde el mismo momento en que nuestras madres se enteraron que estaban embarazadas. Nacimos con apenas dos meses de diferencia. Ella me embromaba con que era la mayor y yo con que iba a ser siempre la más joven .

Para leer más clickear aquí:

https://lasmusasdespiertas.blogspot.com/2019/03/cuento-un-lugar-llamado-camarones.html

18total visits,1visits today