Nació el 9 de octubre de 1960 en la Capital Federal, a los nueve años de edad el dibujo había comenzado a asomarse ya que en 1969 participó en un concurso escolar de ““Manchas”” en el zoológico, auspiciado por Faber Argentina obteniendo un 3er. premio.

En 1970 se mudó a Chascomús, situación que lo alejó bastante del mundo del arte, aunque no le faltó oportunidad para concurrir a un profesor particular donde descubrió distintos matices que hacen al arte del dibujo.

Su producción consistió en algunos bocetos que quedaron en su tablero y guardados bajo algunas hojas desparramadas.

“Por esas vueltas de la vida, o por el destino, o por el barba de arriba o por lo que a ustedes se les ocurra pensar, mi vida se fue alejando cada vez más del arte, si bien, en mis ratos de ocio los lápices siempre me acompañaron para delinear algún que otro boceto, y porque no, alguna pequeña obra.”

En 1998 a raíz de una enfermedad prolongada en la que debió guardar reposo durante 45 largos días y vaya paradoja, fueron aflorando nuevamente sus ganas de plasmar ideas y emociones en el dibujo y hasta la fecha sigue creando y expresándose mediante este canal.

“En este vagar empezó a florecer lo más importante y que va a distinguir mis obras de otros artistas, mi estilo, mis propias formas, mis propias sensaciones. Un estilo entre abstracto y surrealista, entre lo real y lo irreal, entre lo concreto y lo imaginario.”

Es autodidacta, aunque más allá de los muchos o pocos conocimientos (ya que siempre se está aprendiendo), en el 2004 decidió comenzar la carrera del profesorado de artes visuales en la escuela de Artes Visuales «Antonio Berni» de San Martín, pero como su sentir va más con los talleres que con lo pedagógico, en el año 2006 comenzó la licenciatura en Artes Visuales en el IUNA.

Piensa que “la necesidad de explorar, de investigar, de descubrir, de expresar es una conducta humana que merece tener un lugar en la vida cotidiana de las personas, por eso abrió un taller de dibujo y pintura para así generar un espacio propio donde se fomente e incentive la expresión de los sentimientos y emociones, y desarrollar el pensamiento creativo.”

 

En  2007 decidió participar en algunos salones, cosa que no había hecho nunca, presentando dibujos de la serie «Nada es lo que parece» y obtuvo el 1er. Premio en el XXX Salón Primavera de la Biblioteca Bernardino Rivadavia, de Villa Ballester, y una 2da. Mención en el XIV Salón Primavera de la Municipalidad de San Fernando.

 

No podemos dejar de mencionar que el haber efectuado muestras individuales de sus obras, salir al mundo exterior y mostrar, más allá de los gustos, todo lo que hay en su interior, fue hacer realidad un sueño que nació allá por el año 1969 en el concurso de Manchas.

Mariano ha dictado talleres desde el año 2003 y también participó de innumerables encuentros en el país.

Desde 2018 está trabajando en el mural “Somos el Mitre” – Venecitas, azulejos, cerámicos, vidrios, espejos en la E.E.T. nro 4 “Emilio Mitre”-San Martín 1714, San Martín

Mariano, ¿Qué proyectos, producciones o intervenciones destacarías como significativas o determinantes en  tus experiencias artísticas?

La mayoría de las obras tienen su importancia, desde mis primeros dibujos y muestras…. Hasta mis primeros murales.

¿Tu familia estaba vinculada al ámbito artístico?

Solo supe que mi abuelo, al cual no conocí, era ebanista… Lo más artístico que sé de mi familia. Aunque tanto mis hermanos cómo unas primas de mi madre son muy hábiles manualmente.

Además de la línea estética que te caracteriza, ¿estás trabajando con alguna idea en particular en tus obras?

No, no, solo algunas ideas de incorporar el algún momento tal vez relieve en los murales

¿Reconocés influencias de otros pintores en tu obra?

Ahora tal vez no tanto, salvo Gaudí, pero siempre me gustó el surrealismo, sobre todo Dalí.

¿Cuál de tus obras es la que más te ha movilizado?

Ufff, difícil decir alguna porque por cada una caminé distintos caminos, distintos momentos….

No sé, aunque pequeños formatos, los retratos de mi señora, hijo, nieta fue hermoso hacerlos.

¿Cómo ves la pintura actual?

Hoy por hoy, estoy muy lejos de la pintura.

¿Hay alguna adrenalina especial que te surge cuando pintas en la calle? ¿Cómo es esa interacción con la gente que pasa, pintar de algún modo con público, con espectadores…?

Estar en la calle es muy emocionante por la respuesta de la gente, el aliento, la gratificación de escuchar que pasan y te dicen palabras muy lindas. Conocés gente, charlás, nunca estás solo!

Lo difícil es el frío o calor extremo…. Pero bueno….

¿Qué recomendación darías para quienes buscan definir una identidad característica de su arte?

Que se escuchen… Que le den bola a lo que sienten, que crean en su arte y lo lleven a los lugares que consideren que tiene que ser visto. Y nunca bajar los brazos.

Ah, y que ya no no es más que los artistas ” por amor al arte  hacemos arte”, sino que es nuestro trabajo y tiene quiere ser bien pago!!!

¿Tenés algún proyecto artístico en mente que nos puedas adelantar?

Como dije antes, nada concreto, solo algunas ideas. Esculturas de Telgopor revestidas, algún mural por la paz de Gandhi y la madre Teresa y….🤷🏻‍♂️.

©Silvia Vázquez

 

8total visits,2visits today