Sabemos que manejar alcoholizado produce severos daños, no solo a quien conduce sino también a terceros. Nadie está exento de tener un accidente vial, pero si la persona al mando está alcoholizada, los riesgos aumentan y lo que en principio era una noche de diversión puede convertirse en un infierno.

Cada fin de semana, 4 jóvenes mueren en Argentina por culpa del alcohol al volante. La inseguridad vial es un problema urgente que debemos atender.

126total visits,1visits today